El mes de febrero por ser corto no fue menos intenso. Un mes cargado de romanticismo y aprendizaje en Luna Lanna, donde parejas y amigos se juntaron para pasar un buen rato aprendiendo técnicas de masaje.

Por relajante que sea mi burbuja laboral, la ciudad impone un ritmo del cuál agradezco poder alejarme de vez en cuanto. Me llama el verde, la naturaleza, el aire fresco y el silencio. Así que a media de semana, tocada por una inspiración celestial, miré a mi pareja con ceja derecha arqueada y le dije: ¿y si vamos al campo este finde? Él respondió con entusiasmo: ¡vamos!

 

Así que me puse a buscar el lugar, nuestro hogar temporal, el perfecto remanso de paz para acogernos el siguiente fin de semana. Ya que no cuesta soñar empecé a buscar con los mejores criterios: vistas al campo por supuesto, lugar acogedor con encanto, y … ¿por qué no un Spa?

Y así encontré el Hostal El Cerro. Al ver la imagen del Spa con vistas no lo pensé dos veces y reservé enseguida.

Tras 130 km desde Madrid llegamos a la sierra de gredos y ascendemos hasta el Pueblo de Pedro Bernardo, bellamente iluminado en la noche del viernes. Desde la primera sonrisa de uno de los 3 hermanos que gestionan El Cerro hasta despedirme de otro hermano (el lunes siguiente, cuando amablemente me llevó mi abrigo olvidado a mi casa), todo fue trato agradable, calidez, paz, gastronomía y relax. La habitación estaba decorada con gusto y tenía vistas impresionantes (recomiendo elegir habitaciones dobles superiores con ducha y acceso al Spa o con bañera hidromasaje). El Spa y el restaurante (todo lo que probamos estaba delicioso) ambos acristalados y con vistas al pueblo, la montaña y el Valle del Tiétar. El servicio atento, amable y relajado en todo momento… y un entorno que invita a pasear :)

 

Así que sin duda os lo recomiendo! Me ha encantado tanto que me ha venido una idea… pero voy a dejar flotar el suspense y ya os iré contando lo que ha brotado en mi cabeza ;)

 

 

 

 
Entre el 13 y el 14 de febrero vinieron varias parejas a regalarse un curso de masaje a medida para aprender a aliviar las pequeñas tensiones del cotidiano.

 

 

 

 

Se  llevarón unas herramientas para trasformar los abrazos y las caricias de cada día en gestos sanadores y se llevarón una cajita de combones para celebrar el día.

 

 

 
 
 

Telemadrid se enteró de nuestras clases de masaje a medida para parejas y nos grabó durante una clase!

 
 

 

Luna Lanna – Telemadrid (Telenoticias, San Valentín 2015)
 

 

Las chicas de Madrid confidential han probado nuestras clases de Masaje en Pareja y les ha gustado!

En un artículo en su blog mencionan nuestras clases como una opción original de regalo para la San Valentín:

-1 año: una clase para aprender a dar masajes- Porque esto parece que va a durar y necesitáis mejorar la técnica (bueno, sobre todo él, porque esto en realidad es un auto-regalo). En Luna Lanna te enseñan a dar masajes a medida, directamente en la espalda, pies o cabeza de tu propia pareja. Las noches de sofá llevarán masaje incluido. Yiha! Precio: a partir de 50 €/hora por pareja. www.lunalanna.com

Compra una Clase de Masaje en Pareja!

Más…

 

Me encantan las historias que traen nuestros alumnos a nuestros Cursos de Masaje. De vez en cuando compartiré aquí una historia real :)

 

Para inaugurar este mes tan festivo te vamos a contar una dulce historia sobre una Clase de Masaje a Medida:
la de Tomás y Silvia

 
Tomás quería celebrar de una forma especial el cumpleaños de su chica y como a Silvia le encantan los masajes pensó en regalarle uno.

 

Después lo pensó mejor…
“¿y si en vez de regalarle un masaje aprendo yo a dárselo??”

 

Con esta idea en mente nos contactó para que organizásemos una Clase de Masaje Relajante. Eligió el tipo de masaje que quería darle, la zona del cuerpo que quería trabajar y se decantó por el masaje en camilla.

 
Cuando Silvia llegó al centro ¡no tenía ni idea de lo que le esperaba! ¿Disfrutaría de la experiencia? Creemos que las fotos hablan por sí mismas.

 
Nos encanta ver esa sonrisa llena de orgullo en la cara de Tomás :)

 

¿Te ha gustado esta historia? Elige para estas fiestas un regalo original y MUY relajante:

 
Regala una Clase de Masaje

 

 

 

Cuando hablamos de los beneficios de un masaje siempre nos referimos a los beneficios recibidos por el paciente. Hablamos de relajación, de alivio de dolores o de armonización de energías. Pocas veces nos preguntamos como vive el terapeuta esta misma experiencia.

 

Muchos terapeutas llegan a serlo a través de un camino de transformación personal. Un día nos despertamos y, aunque pensamos que tenemos todo lo que deseamos, algo no cuaja y ese día nos ponemos a buscar respuestas. Las respuestas las encontraremos o no pero lo que se abre delante de nosotros es un camino.

Hay muchos caminos pero al fin y al cabo “EL” camino es el que te hace feliz a ti. El que te permite expresarte, encontrarte y realizarte a través de una practica consciente día tras día.

 

La terapia manual tiene esto de particular que forma un puente entre lo físico y lo emocional, entre lo material y lo espiritual. Entramos en el mundo del masaje porque nos apetece moldear, esculpir, amasar, tocar o acariciar; porque hemos sentido los beneficios de la terapia en nuestra propia carne y queremos reproducir al infinito esta sensación de bienestar. Y cada vez que damos un masaje vivimos el bienestar del paciente, absorbemos una parte de esta energía que se mueve entre las luces tenues de las velas y los suaves acordes de la música.

 

Para llegar a este equilibrio perfecto el terapeuta se prepara. Esta preparación es la que permite vivir el masaje como una actividad de desarrollo físico y espiritual. Se puede comparar a las practicas como el Yoga, el Tai Chi o el Chi Kung dónde el movimiento consciente fluido y controlado de nuestro cuerpo nos permite generar una energía que alimenta nuestro ser. Se puede comparar a un deporte en el cual un uso inadecuado de nuestro cuerpo nos lleva a lesiones hasta que aprendamos a movernos en acorde con nuestra estructura y peso para desarrollar todo nuestro potencial.

 

Este aspecto es crucial, porque al volvernos terapeutas muchos de nosotros nos focalizamos en dar. Acabamos de descubrir lo bueno que nos hace sentir transmitir algo de positivo a otra persona y durante un tiempo sólo nos vemos como una herramienta, un granito de arena en el maravilloso mecanismo que llevará al mundo entero a un mejor estado de bienestar! Y eso ya en sí nos trae una inmensa satisfacción.

 

Si esta fase se prolonga demasiado ya empiezan a surgir los problemas. Nos podríamos olvidar de nosotros para el “bien” de los demás y, para deshacernos de una contractura tenaz, podríamos forzar nuestro cuerpo más allá de sus limites y lesionarnos. Esta lesión, sea física o emocional, tendría 2 causas principales: la carencia y el ego.

 

La carencia porque nos habríamos olvidado de nutrirnos adecuadamente, nos habríamos contentado de la satisfacción de ver a otra persona estar mejor (experiencia que, al pasar el entusiasmo de las primeras veces, se transformaría en nutriente para el ego) y no habríamos pensado en nosotros, en nuestras propias necesidades para crecer.

El ego porque habríamos tomado como nuestra la responsabilidad (y la satisfacción personal) de sanar sí o sí arriesgando nuestra salud y la del paciente, jugando a ser Dios.

 

Como evitamos este peligro? Siendo consciente de ello para empezar!

Es imprescindible para un terapeuta que práctica las terapias manuales ser consciente de las necesidades y los limites del propio cuerpo: saber moverse según la mecánica corporal, utilizar el peso del cuerpo y los principios de palanca, descansar, beber lo suficiente, etc.

Vivir el masaje como una práctica consiente, en la que damos lo mejor de nosotros sin cargarnos con la responsabilidad de la sanación, nos permitirá quedarnos con la salud y la felicidad que nos traerá y alejar las trampas del ego.

 

 

Ya acabaron las vacaciones! Si? Si! Seguro??? ehmmm… pues la verdad es que no estoy segura, porque el regreso a España se me presenta igual de emocionante que el mes pasado, donde tuve la suerte de gozar de maravillosas visitas turísticas y gastronómicas (quién me conoce ya sabe que los placeres del paladar son igual de importantes para mí que disfrutar de un buen masaje).

 
Es para mí un regreso emocionante porque he vuelto a ver a pacientes y alumnos que echaba de menos, y porque el calendario de cursos y talleres ya esta listo y en breve empezarán eventos, talleres y conferencias que no me quiero perder!

 
Para empezar, quiero compartir con vosotros esta charla Swami Jyothiymayah como parte de una serie de conferencias sobre “Manejo de las emociones”. Algunos ya conoceréis la Asociación el Arte de vivir, y quien ha participado a los cursos de Luna Lanna ya sabe cuánto me gustan sus cursos, lo que hacen y cómo lo hacen.
Swami Jyothiymayah expondrá en Madrid, el miércoles 18 de septiembre a las 19:30hs: “Modifica tu ánimo para modificar tu entorno”. En el auditorio del hotel NH Príncipe de Vergara (c/ Príncipe de Vergara, 92).

 

 
Es imprescindible confirmar asistencia escribiendo a:  Jesica.tirado@elartedevivir.org

 
Os deseo una muy buena semana y espero que disfrutéis de la conferencia!

 

 

 

Hola a todos!

El verano ya ha llegado y con ello un a obsesión común : las vacaciooooneees, playa, montaña, viajes … a cada uno su adicción!

Pero queda un mes! Un mes para preparamos a disfrutar, un mes para seguir descubriendo y aprendiendo. Como ya sabéis aquí voy compartiendo (es la esencia misma de Luna Lanna), y lo que me apetece compartir esta semana es mi curiosidad respecto al tema de Registros Akashicos.

 

Como os lo había comentado hace unos meses me quede encantada con el curso de Reiki Kundalini y como mi Maestra parece ser un pozo de conocimiento pues le pedí organizar el Curso de Registros Akashicos lo cuanto antes en el centro… para poder participar!

 

Y como no me gusta hablar de lo que no he experimentado en persona os dejo aquí el enlace a la información sobre lo que son estos registros:

http://cursosytratamientosdereikienmadrid.es/lectura-de-registros-akashicos/

 

Así que animaros porque me gustaría que saliera el curso y tuviera la oportunidad de ser otra vez alumna en las maravillosas clases impartidas por Dolores Clemente!

 

 

 

Modalidad del curso: 5 horas

Próximo curso empieza: el 21 de julio de 10.00 a 15.00

Conocimientos previos: Nivel 1 y 2 de Reiki completados

Precio: 100€ (80€ si el pago se efectua antes del 15 de julio)

 

 

 

 

 

 

Hace unos días me entrevistaron en Onda Cero Madrid Norte. Me preguntaron principalmente lo que era el Masaje Luna Lanna y me fui contando sus caractérisitcas y beneficios.

 

Tenía algo de nervios siendo la primera vez que daba una entrevista en directo, así que igual la imperfección de mi español se hizo notar! Pero como lo más importante era transmitir lo maravillosamente relajante que es el Masaje Luna Lanna y no demostrar mis proezas linguisticas aqui os pongo la entrevista ilustrada con vídeos de la técnica :)

 

Un muy buen lunes realajado a todos!!!

 

Etiquetado con:
 

Esta semana recibí un magnífico y gigantesco colchón de masaje que cubre casi todo el suelo de mi sala y tengo ganas compartir con vosotros lo que me llevó a adquirir el que considero el “Ferrari” de mi parque colchonístico.

 

El masaje tradicional tailandés y el masaje Luna Lanna se dan en el suelo. Así es tradicionalmente en Tailandia por tema de costumbre y comodidad. Eso tiene una gran ventaja adicional: se puede hacer presión utilizando el peso del cuerpo sin hacer esfuerzos con piernas, hombros o brazos (igualmente hay que cuidar las posturas como en un masaje en camilla).

 

Mi primer colchón me lo regalé en Tailandia al acabar mi primer curso de masaje: 210 x 95 x 5 cm, plegable en formato de libro, con colores y flores representativos de la exuberancia tailandesa. Perfecto para el masaje tailandés tradicional y de lo más cómodo a la hora de transportarlo. Aún así, traerlo en avión no fue de lo más sencillo! Fue compañero de mis primeras prácticas y, como me mudé varias veces en los años que siguieron, agradecí mucho lo ligero y compacto que era.

 

Cuando empecé a dar clases sentí la necesidad de tener más colchones y me inspiré en ese primer modelo para hacer algunas mejoras. Para empezar pedí una espuma muy densa (30kg) y una elegante funda unicolor (eso viene muy bien cuando se usan sábanas blancas que tienden a ser un poco transparentes) que se puede quitar para lavar. También le añadí una bolsa a juego para transportarlo. Este modelo me vino genial en mis tiempos nómadas.

 

Hace unos meses me establecí de modo permanente en el centro Massalma y elegí la sala que ahora es mi pequeño rincón tailandés en Madrid. Coloqué mi colchón en medio de la sala y varios cojines alrededor para poder apoyar mis rodillas mientras giraba alrededor del paciente durante el masaje. Estéticamente quedo precioso pero, desde el punto de vista funcional, el suelo de tarima me traicionó! Con las presiones fuertes el cojín se alejaba del colchón o viceversa. Esto implicaba que tenía que mantener más control a nivel de lumbares y brazos y recolocarme a menudo.

 

Tenía dos opciones: cubrir el suelo con una alfombra o utilizar un colchón más grande sobre el cuál trabajar. La tentación de un “suelo-colchón” fue demasiado grande y me decidí a pedir un estupendo colchón de 200 x 240 cm en formato libro (para poder guardarlo más fácilmente).

Llevo una semana encantada con mi adquisición! Ha facilitado mis movimientos y dado de paso más espacio al paciente para extenderse, hemos ganado los dos con el cambio. Guardarlo (para los masajes en camilla) va a ser un poco más complicado, pero el esfuerzo vale la pena ☺.

 

PD: Hemos recibido muchas solicitudes de información sobre este artículo que se hizo a medida en una colchonería de Madrid así que os dejo las caractéristicas del dicho colchón:  se trata un colchón en formato libro con una espuma de 30kg de resistencia (la medida se elige según necesidade, yo tengo unos de 100x 210 para cursos y el grande de 200×240). Viene con una funda de telón grueso y tiene cierres para poder quitar la espuma. Debido a una subida de precio del 80% en un año sobre este articulo, recomendaría mirar en varias colchonerías y comparar presupuestos :)
 

Algunas veces  te ha pasado tener ganas de un masaje y no saber decidir?… todos parecen maravillosos y los efectos prometidos nos hacen soñar… que masaje elegir???

 

Manos a la obra! Vamos a ver como reducir un poco este abanico de posibilidades con estas preguntas: ¿qué es lo que más me duele?

 

Hago un pequeño paréntesis porque nunca me cansaré de repetir que el masaje es una terapia complementaria, es decir, una herramienta que nos ayuda a mejorar un aspecto de nuestro día a día, asociándolo (en general con impresionantes sinergias) con otras de nuestras costumbres (alimentación, deporte, meditación, proceso de concienciación y transformación personal, etc.).

 

Para empezar, vamos  a responder a la llamada del cuerpo físico (dolores musculares, crónicos, tensiones). Para este tipo de síntomas recomiendo un masaje sin aceite (tailandés, shiatsu, acupresión…), por la simple razón de que permite un trabajo más profundo donde sea necesario. Esto no implica que el masaje tenga que doler, el objetivo es encontrar los puntos y la presión justa para aliviar sin que el cuerpo rechace la presión por reacción al dolor.

 

Cuando tengamos un malestar corporal o anímico no definido (no sabemos por qué exactamente, pero sentimos que no esta todo como debería estar), elegiremos un masaje que trabaje todo el cuerpo en movimientos continuos y fluidos con el fin de armonizar. El aceite es un medio que, además de permitir un masaje extremadamente relajante, nos da la posibilidad de utilizar las herramientas de la aromaterapia.

Para los enamorados del masaje tailandés no os preocupéis! Lo podéis disfrutar con un enfoque general y el objetivo de armonizar el cuerpo (trabajo de líneas energéticas y estiramientos).

 

Con los masajes energéticos entramos en otra categoría de masaje por completo. Actúan a niveles profundos, sean físicos (en el caso de una lesión que no se pueda tocar o que sea demasiado profunda) o emocionales (agobio, estrés, desequilibrio de chacras, sanación de periodos de vida…). Son masajes muy recomendados para acompañar un proceso de transformación personal.

 

Me doy cuenta de que queda una multitud de posibilidades, tal vez hemos conseguido elegir una caja de bombones pero ahora habrá que dejarse llevar por la intuición y el placer de probar y descubrir lo que se esconde dentro de cada bombón!