La idea de que todo está relacionado es uno de los conceptos clave que ha dado vida a Luna Lanna. Estamos conectados, cuerpo y mente están conectados.

 

Esta relación íntima nos permite tocar el cuerpo y acceder a la mente o explorar la mente y llegar al cuerpo. Cada uno es una puerta que nos lleva al otro.

 

Personalmente soy de tierra y fuego. Me gusta tocar, moldear; es mi forma de celebrar la belleza de la maquinaria tan perfecta que es nuestro cuerpo y de ajustarla cuando la hayamos maltratado.
Pero últimamente el tema de la energía ha ido rodeándome, dándome un empujón por aquí, otro por allá, hasta que se volvió bastante difícil ignorar las señales. Uno de los catalizadores ha sido el libro “Las nueve revelaciones”, un bestseller que lleva tiempo por ahí y que resume en una novela una serie de pasos de desarrollo personal que puede seguir una persona, nada extremadamente nuevo. Pero como ocurre habitualmente, este libro cayó en mis manos justo en una época en la cual resonó en mi interior.

 

En el mismo periodo amigos míos me recomendaron probar el Reiki y lo puse en mi lista de “cosas por hacer”. Pero a la tercera o cuarta recomendación decidí investigar la cosa seriamente.
Así comencé una nueva aventura en el mundo energético. Empecé con unos niveles de Reiki Usui pero rápidamente mis pasos se dirigieron al Reiki Kundalini. Qué aventura tan fascinante! Me sentí como Harry Potter cuando descubrió que tenía poderes mágicos. Y lo mejor: no estaba limitado a unos elegidos, todos podemos canalizar la energía, está ahí esperando que hagamos buen uso de ella. Después de cada curso me siento más fuerte, más equilibrada y me quedo con el deseo de compartirlo, de transmitirlo a otras personas que puedan descubrir esta sorprendente capacidad.

 

He consultado a Mª Dolores Clemente, mi Maestra de Reiki, para investigar más sobre este mundo. Aqui resumo lo que he aprendido:

Reiki es un sistema de sanación por imposición de manos en el que se transmite Energía Vital Universal de alta vibración para el equilibrio natural del organismo, tanto en el plano físico, como en el mental y emocional. Reconocido por la Organización Mundial de la Salud como Terapia Complementaria; cualquier persona puede realizar un curso de Reiki tanto para uso personal como profesional, no es necesario requisito previo.

Hay dos tipos de Reiki que son reconocidos como auténticos. El primero es el Reiki Usui; su precursor es el Maestro Mikao Usui. Se trata de una técnica japonesa de transmisión de Energía Universal en la que se utilizan símbolos para potenciar o dirigir la energía sanadora, aportando relajación al receptor. El segundo, menos conocido, es el Reiki Kundalini. Su percusor Ole Grabielsen, con la ayuda del Maestro Kuthumi, nos prepara para un cambio de mentalidad de la humanidad en estos tiempos. En el Reiki Kundalini utilizamos la Energía Universal de Tierra de gran vibración, un sistema de energía por intención y con gran potencia sanadora. En términos de potencia, el nivel 1 de Reiki Kundalini equivale a la Maestría Usui.

 

Si  deseas saber más, probar un curso o disfrutar de una terapia, no dudes en contactar Mª Dolores Clemente a través de la página web del Templo de La Luz. Es un encanto!

 

Os dejo aquí de momento, hasta muy pronto!
Mounya Accad
Luna Lanna

 

¡Compártelo!
 

Deja un comentario